Design Thinking

…o cómo pensar distinto centrándonos en el ser humano.

Muchas de las soluciones que damos a los problemas sociales, son lo que algunos sociólogos criticamos, “soluciones de escritorio”, soluciones que suenan muy bien en la teoría pero que en la práctica no aportan resultados efectivos a las comunidades.

Los invito a leer el caso de Jerry Sternin, profesor de Tufts University y fundador de la Positive Deviance Initiative, junto a su mujer Monique Sternin, publicado en Cambio y Corto. Este caso es un buen ejemplo de design thinking, de cómo esta metodología usa el conocimiento local para revelar soluciones locales (y comprobadas). El design thinking considera los comportamientos extremos o marginales, e intenta aprender de ellos. El “design thinking” es un enfoque centrado en el ser humano, y contienen el gran potencial de aprender del usuario, consumidor o cliente final. Para ello, hay que ser humildes, investigar, observar como hace el antropólogo, ser capaces de aprender, captar la evidencia que nos da la realidad de manera desordenada, y devolver este aprendizaje de una manera ordenada, para que pueda ser compartido.

El desafío es aprender de la comunidad y con la comunidad, de diseñar soluciones que sean baratas y apropiadas al contexto. Que mejor que aprender de aquellos comuneros que ya solucionaron el problema mucho antes que nosotros!  Cuantas soluciones están ya a nuestro alcance, solo y solo si estamos dispuestos a des-aprender y empezar a co-crear desde la base.